Wednesday, October 24, 2007

Grill Embassy

Dile adiós al Cabaret
Así como le va diciendo adiós a la ciudad aquel último y languidecido refugio de fanáticos de Bollywood, el cine Tacna (ver cartel de SE VENDE en su fachada), mucho antes las noches de Cabaret se despidieron de Lima, la vieja de mierda.
Extraño los tiempos que no he vivido. Por eso aquella tarde harta emoción hubo en este redactor que sólo una vez en la década del ochenta metió su moneda de a sol en una ranura para que las rojas cortinas de la cabina se abrieran y viera a miss jamona en todo su apogeo calateril. Strip tease de a luca para voyeurs escondidos detrás de una vitrina. Camuflaje ilusorio porque todos nos veíamos a todos.
Extraño esos tiempos anteriores a los anteriores, es decir, llegar imaginariamente a los años 40, 50, cuando en Lima se vivía el apogeo del Cabaret. Y los recorridos nocturnos eran, verdaderos recorridos que involucraban a una mazamorra bien limeña de hombres y mujeres.
Como bien sabemos, el Night Club Boite o Grill, aquellos centros nocturnos que presentaban fastuosos shows multicolores con las vedettes más impresionantes y los astros y cantantes del momento, devorados fueron por esta ciudad que muta a cada instante.
Madrugadas de alcohol, plumas, lentejuelas, luz negra, y amplio salón de baile. Betty di Roma, Ruby Cristal, Peggy Tessman, Satanela, Linda Lorenz, Anakaona, Mara la Salvaje, Norma Marini, muchos nombres femeninos que desfilaron su escultural cuerpo por los escenarios de nuestras extintas noches limeñas, han sido reemplazados por cómicos ambulantes, vedettes para futbolistas y bares de calatas con peperas.
El Grill Tabaris, la Grotta Azurra, la Boite el Olímpico, son igualmente sólo algunos huariques antiguamente conocidos. O el Grill Embassy en el centro de Lima. Mítico Grill Embassy, testigo de las madrugadas olvidadas por la historia.

Grandes historias, histerias largas, mollizna a la salida y con paraguas. Carros negros y brillantes, zapatos de charol, mujeres de taco alto. Compendio derruido de cómo se divertían los limeños.

Puedo atestiguar que cierto rumor persiste hoy en aquel subterráneo. El rumor de músicos fantasmas tarareando su próximo tema. Aquel tema muy bajito, escurriéndose, aún perceptible, por las paredes y techos. Techos y paredes bajo los cuales no queda nada del calor humano que se agitaba allí hace más de medio siglo, únicamente destruidos murales y espejitos.

El deseo en ebullición, un glamour de cabaret. Por motivos de fuerza mayor no diré el motivo de mi descenso hasta aquel otrora submundo del espectáculo frívolo de plumas y lentejuelas. Sólo diré que algo sucederá pronto allí.

Pero esto señoras y señores, ladys and gentlemans, es el tiempo de las boites, el ya ido, el desaparecido. Miren los murales, el escenario semicurvo donde Betty Di Roma, Anakaona, cimbrearon su cuerpo, donde Pérez Prado, Jesús Vásquez, y muchos otros, dieron lo mejor de si. La recordada escalera, la platea, los fantasmas, la añeja versión de la noche eterna.

6 comments:

Espléndida said...

Hola, Daniel:
Gracias a tu artículo ya sé que el sinónimo de llovizna es mollizna.
Una curiosidad: ¿Monique Pardo es esos años?
Saludos,

Daniel Contreras M. said...

Hola, el término mollizna lo leí hace algún tiempo en El río, el puente y la Alameda, de Raúl Porras Barrenechea.
y Monique Pardo? no creo mencionarla, ¿o es que ella se esconde detrás de alguno de los nombres allí mencionados? si sabes algo pasame el dato por favor.
gracias por leer el blog
espléndidamente tuyo
Daniel

Espléndida said...

Hola, Daniel:
No es que ella esté escondida en alguno de los nombres que mencionas, sino que siempre me llamó la atención esta señora porque aparecía en la TV como si hubiera sido una bailarina de cabaret. Además, alguna vez la escuché una declaración suya sobre una bailarina; me sorprendió su calidad humana.
Saluditos selectos.

Pame said...

Vamos por partes
1, la más importante: Que tal portento de salón, cuánto en esas paredes, en ese suelo y sobretodo en ese escenario. Las que subieron a él no viven para ver lo que pasa ahora con el mal llamado vedetismo peruano.Y 2, referido a Monique: A mi no me sorprende su calidad humana, a mí me sorprende la calidad de sus mallas. ¡qué tal aguante mamaita!

gatopardos mc said...

Bueno, yo cuando visito lima de vacaiones me zambullo en la cachina y otros huecos en busca de discos de vinilo, posters, revistas antiguas. Siempre estuve fascinado por las bailarinas de burlesque. Es asi que el jueves pasado encontre unas revistas de 1957 y 1958 llamadas Show, Nocturno, y Modelos donde salen todas estas diosas mencionadas en el articulo de Daniel. Mañana lunes ire a que me hagan posters de estas fotos de Anakaona, Betty di Roma, Tongolele, Mara la Salvaje, etc.

La Butaca de Raquel said...

Estoy escribiendo una obra de teatro musical burlesque, ambientada en La lima de los anhos 50, las boites y las grandes Vedettes, La Tongolele, Anakaona, Batty di roma, si alguien me pudiera contar un poco de esta epoca, recolecto fotos y musica, Si algun interesado me podria brindar un u informacion al respecto se los agradeceria en el alma.
Muchas gracias.
Rocio